La abeja y y la langosta

¿Y tú cómo contribuyes al planeta y al entorno?

El día de hoy veía un video muy interesante sobre la creación, la naturaleza y la espiritualidad y me gustó la comparación en dicho video, se mencionaba sobre ser una abeja o ser una langosta. Vivir en simbiosis o vivir en parasitismo. Me gustaría primero entender ambas definiciones para entra en materia:


Simbiosis:

Asociación íntima de organismos de especies diferentes para beneficiarse mutuamente en su desarrollo vital.


Parasitismo

Es una relación característicamente unilateral en la que solamente uno de los dos implicados se beneficia de la relación, siempre a expensas del huésped, que puede sufrir daños incluso irreparables si no reacciona ante la intrusión.


Hay dos insectos que bien pueden representar ejemplos de cada definición. Por un lado tenemos a las abejas que son un ser que se encarga de muchas funciones vitales en el medio ambiente. Pueden producir miel, polinizar muchas especies de flores, trabajan en grupo buscando su bien común y en ese bien común, muchas otras especies de benefician de su existencia.


En el otro lado tenemos a las langostas, que son seres que pueden juntarse en grupos de millones y una vez que empiezan su traslado de un lugar a otro, van consumiendo los recursos disponibles, una vez que estos se acaban, pasan a otro lugar y así sucesivamente. Esto puede ser considerado como una plaga y su devastación puede generar muchos daños a otras especies.


Así es la vida también de muchas almas en la Tierra, hay unas que trabajan para el bien común, para crear, para producir, para vivir en armonía con nuestro entorno, mientras que hay otro tipo de humanos con menor desarrollo divino, que llegan a consumir, destruir y lastimar a todo lo que hay a su alrededor. En estos momento parece que la humanidad ha alcanzando niveles de ser una plaga en nuestra madre Tierra. No se ha llegado a vivir en armonía y equilibrio con el medio ambiente, cada día se consumen y se consumen recursos naturales que en algunos casos son finitos. Parece que vamos al desastre pero también hay tiempo de corregir esto, la luz y el amor son dos fuerzas mucho mas poderosas que la oscuridad y la falta de amor.


En el proceso de crecimiento y desarrollo espiritual, debemos de comprender que todo lo que hacemos, afecta a otras especies a nuestro alrededor, afecta a los sistemas, a la madre Tierra y el desequilibrio afecta otras latitudes de tiempo y espacio que no podemos ver. Sin embargo en este proceso de crecimiento, algunos ya entienden la importancia de cuidar nuestro entorno, nuestra casa…Algunos de ustedes ya creen y entienden en los procesos de la reencarnación y para los que no, solo deja volar tu imaginación y hazte la siguiente pregunta…si hoy partieras de esta vida ¿te gusta el planeta que estás dejando para tus seres queridos?


Uno de los mayores aprendizajes en esta vida, no solo es el desarrollo propio, no solo es aprender a respetar a los semejantes, es aprender a respetar y amar a la naturaleza, a los animales y a todos los seres que cohabitan este hogar. Como ya lo hemos mencionado anteriormente, no solo los seres humanos tienen conciencia, todos los seres vivos tienen una conciencia en mayor o menor medida o mejor dicho en mayor o menor divinidad.


Hay un proceso de equilibrio universal que consiste en dar y recibir pero como especie humana, en la mayoría de los casos nos hemos acostumbrado a recibir y tomar y no dar ni regresar. Solo cuando entendamos esto, podemos empezar a volver a balancear nuestro hogar, a nuestra madre Tierra. Todos los proceso deberán de balancearse de nuevo y mientras podemos empezar por lo básico: plantar árboles, evitar generar desperdicios no naturales, tratar de vivir en balance, evitar la destrucción de ecosistemas, etc. Si toda la humanidad tuviera la intención de hacer una pequeña obra diaria para cuidar el medio ambiente, en un lapso pequeño de tiempo podríamos estar viendo enormes cambios. Podemos empezar nosotros mismos ahora, las buenas obras hechas con amor iluminan el camino de otros y prenden la voluntad de otros para hacerlo.


Porque al final, no solo es el mundo que heredas a tus hijos, a tus descendientes o a la humanidad, es muy probablemente el mundo que te heredas a ti mismo una vez que regreses y te encarnes de nuevo para terminar las lecciones que te falta aprender…¿Cuál sería tu proceder y conciencia sabiendo que muy posiblemente estarás de vuelta un tiempo después de tu partida...?


Foto: Flickr Brandon Oh - bee enjoying sunset

Entradas Recientes

Ver todo

El vuelo...