¿Qué es la espiritualidad?

Meditas y controlas tus pensamientos, practicas yoga, aprendes reiki, usas Flores de Bach, aromaterapia y aceites esenciales, das o recibes sanación, ayunas, vestir de blanco, haces una manda, vas al Tibet o a la India, te hacen biodescodificación, te conviertes en vegano o vegetariano, te hacen masaje shiatsu, nadas en un río o en el mar, vas a que hagan una constelación, que te lean las cartas, usas ropa interior de determinado color en año nuevo, haces Feng Shui en tu casa, adoptas mascotas, tomas baños de Sol, de Luna y de estrellas en las fechas importantes, vas a que te hagan un regresión, usas sal del Himalaya, comes alimentos orgánicos, te haces una limpia, te vas de rodillas a algún destino, dejas de usar prendas de origen animal, escuchas música con cuencos tibetanos, vas a meditaciones grupales, vas a que te sanen con imanes y cuarzos, activas tus chakras con el péndulo, practicas la gratitud, te interesas por el Mindfulness, escuchas a Kryon, Bashar o Alcazar, vas al cine de Luz y Consciencia con Gabriel Ángel…y así nos podríamos seguir…


En el camino de la Espiritualidad hay múltiples herramientas y medios para avanzar, en años recientes se han multiplicado las formas y los medios para desarrollarte en el camino de la consciencia. Esto de alguna manera ha creado confusión en muchas personas sobre qué es la Espiritualidad y cuál es el camino a seguir. Los caminos son muchos pero el objetivo final es el autoconocimiento, es conocerte a ti mismo. La espiritualidad verdadera es el fondo y no la forma…la espiritualidad no se viste, no se come, no se muestra, no se adquiere, no se compra, no está el ego presente, ni busca que se muestre.


Imagina los cimientos de una casa o un edificio, por lo general, nunca se ven. Sin importar el tamaño de la casa o edificio, sin importar si son construcciones modernas o antiguas o el número de pisos, los cimientos mantendrán dicha construcción en pie incluso en las peores condiciones climatológicas. De igual forma la espiritualidad son los cimientos de cada persona. Una persona con un buen equilibrio en todos los aspectos de su ser, estará lista para salir adelante y en lugar de resistir a los embates de la vida, aprenderá a fluir libremente.


¿Cómo aprendemos a conocernos? Se piensa que en los pensamientos está la clave de la espiritualidad, sí somos lo que pensamos pero los pensamientos son la consecuencia de lo que sentimos. Entonces en la contemplación de las emociones y sentimientos propios está la clave del autoanálisis. Hay otra realidad importante que es importe tener en cuenta, la forma en la que reaccionamos a los eventos de nuestra vida está determinada por lo aprendido en esta vida y en las vidas pasadas que tuvimos. Sí, la forma en la que reacciones a lo que te sucede en tu vida, es la forma que has aprendido a reaccionar en esta vida y en todas tus vidas pasadas.


El crecimiento espiritual está dictado por el manejo de tus emociones, en la forma en la que aprendas a reaccionar a determinados eventos está la clave del crecimiento. El fin máximo de poder graduarte en esta escuela de la vida es la ECUANIMIDAD. Una persona que ha alcanzado un notable avance en su espiritualidad habrá aprendido los valores universales pero también habrá aprendido a reaccionar de manera ecuánime a los sucesos del día a día.


La persona promedio genera miles de pensamientos diariamente la gran mayoría de éstos son negativos, relativos al pasado y de temas no resueltos que se repiten constantemente. Si desarrollamos la capacidad de equilibrar nuestras emociones habremos dominado una de las lecciones más importantes rumbo a la iluminación. En el adecuado procesamiento de las emociones está la clave para trascender la dualidad y avanzar a dimensiones superiores espirituales. Ya no habrá necesidad de reencarnar en la Tierra, estarás en el camino del Gran Maestro y así es…


Foto Flickr: Christof Timmermann - Spirituality

Entradas Recientes

Ver todo